Cuestionario: Isabel Tejada Balsas


Isabel Tejada Balsas nació en Lisboa a principios de los años setenta y de allí se vino muy temprano con sus ojos de niebla para asentarse en Jaén. Es una poeta incansable, cada poco tiempo nos sorprende con un nuevo título. Y si leerla es una maravilla que no debería perderse nadie, tener la suerte de escucharla recitar debería ser receta indispensable para curar cualquier alma herida.

Nos apetecía irrumpir un ratito en su rutina para saber un poco más sobre ella y qué suerte la nuestra que nos contestó enseguida.


¿Cuándo empezaste a escribir y por qué?

Recuerdo disfrutar mucho escribiendo las redacciones sencillas del colegio. Volví a recuperar la escritura más tarde, en un tramo de los veinte y, finalmente, en y desde el 2008, porque sentía que mi realidad era muy distinta a las personas que me rodeaban y que el papel era el único lugar seguro.


¿Cuáles dirías que son tus obras y autoras/es de referencia?

Eso es complejo porque conforme una va evolucionando, sus referencias lo hacen también. Pero recuerdo que Idea Vilariño y Cristina Peri Rossi me marcaron mucho y me siguen doliendo.


¿Qué es lo que hace decantarte a la hora de escoger una lectura u otra?

Autenticidad. Honestidad. Sencillez. Reflexión. Profundidad.


¿Qué libro no prestarías nunca por miedo a perderlo?

Por algún motivo extraño que no llego a comprender, siempre me ha dado ansiedad prestar libros; da igual el libro, hasta que me lo devuelven, creo que incluso la casa está inquieta.


¿Qué libro de los que has escrito hasta ahora salvarías si te hiciesen un La decisión de Sophie con ellos?

Probablemente, Manual para nadie o Vikinga.


Si fueses un personaje de ficción, ¿cuál te gustaría ser?

Algún personaje de Enrique Vila-Matas de su libro Exploradores del abismo.


¿Cuál es tu momento preferido del día para crear? ¿Tienes alguna manía o sigues algún ritual a la hora de ponerte a trabajar? 

La noche. Siempre la noche.


¿Cuál ha sido el lugar o momento más extraño en el que se te ha ocurrido un poema?

De vuelta del súper. Después del sexo.


¿Tienes alguna película que nunca te cansarías de ver?

El piano.


¿Además de escribir tienes alguna faceta artística escondida? 

Me gusta mucho la fotografía. Creo firmemente que es otra forma de escribir. No tengo formación ni equipo, pero si tenéis curiosidad podéis pasaros por mi instagram.



Hacía muy poquito que Isabel Tejada Balsas nos presentaba Vikinga, editado por Huerga y Fierro, dentro de la nueva colección de poesía "Rayo Azul", capitaneada por Enrique Villagrasa y Óscar Ayala. Pero como os hemos contado antes, Isabel es una tejedora de versos incombustible y ahora nos entrega esta preciosa obra, Trabajos verticales, bajo el sello Franz Miniediciones, que si ya el nombre de la editorial nos atrae por la devoción que profesamos a Kafka, nos embelesamos al repasar su catálogo y ver la sensibilidad que transmite cada una de sus publicaciones. 

Leer Trabajos verticales es escalar emociones escarpadas e Isabel como buena alpinista de la literatura hace que cada ascenso y caída sean precisos y delicados, sin duda una aventura que no deberíais perderos.



 

escribir

como una transición para el invidente

la representación ahora es un árbol de decisiones

vivo con la presión constante del agua en la caja torácica

en torno a mí el pez de la luz

yo tengo un pulmón

yo tengo un pulmón

la clave es aguantar

aumentar la capacidad cardíaca

sentir el hormigueo bajo las uñas

el terror de la esperanza

porque el camino no es claro ni recto

y está lleno de animales desollados

                                                               Trabajos verticales, Ediciones Franz 2020

Entradas populares de este blog

Cuestionario: Isabel Bono

Cuestionario: Adriana Schlittler Kausch